Viernes, 02 de septiembre de 2011

Saludos.

Ahora que van a comenzar las ferias de Valladolid y los jóvenes van a empezar a preparar sus litros de calimocho, no quiero dejar pasar la ocasión sin escribir unas líneas sobre dicha bebida.

Para empezar creo que es una barbaridad mezclar el vino con nada, el vino se bebe solo y si es peleón se le puede echar un poco de gaseosa o limón...pero si el vino es bueno no se merece que hagamos con él ni una sangría.

Mezclar vino y cocacola es una bomba, el vino te erotiza y la cocacola te pone nervioso y las dos bebidas juntas te ponen como una moto de carreras...

El vino te adormece pero la cocacola te despierta y estas dos señales contradictorias llegan a la vez a tu cerebro que no sabe cómo reaccionar.

He probado pocas veces en mi vida el calimocho,y, sinceramente, recomendaría a la juventud que bebiera otras cosas. Sangría...o cerveza. A mí el calimocho me sentaba muy mal psicológicamente...y creo que no soy el único al que le ha pasado eso.


Publicado por JoseSEO @ 20:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios